Si hay algo que me gusta de haberme montado este “chiringo”, es que continuamente se presenta ante mis narices con algún nuevo reto, ya sea vinculado a las propias actividades de llevar adelante un proyecto, o bien con alguna ocurrencia de alguno de mis clientes.

Hoy quería mostrarte uno de esos retos, quizá el que más se aleje de lo que realmente vendo, pero que sin duda me ha llenado de orgullo al verlo terminado: Un peto de terapia para una perrita que empieza su carrera profesional junto con su humana :)

Shiva posando muy orgullosa con su nuevo uniforme de trabajo

Patri llegó a mi por nuestra página del Facebook… Y su pregunta fue: “¿te atreves? porque no consigo nadie que lo haga…”
Quería un peto, el típico peto que llevan todos los perros de terapia, vaya… Pero a pesar de ser tan “típico”, pues ninguno era EL que ella quería.

Su problema era exactamente el mismo con el que tú y yo nos hemos encontrado alguna vez (y que de hecho fue lo que me animó a comenzar El Collaret del Pep), aquello de recorrerte tiendas y tiendas buscando algo para tu perro que tienes muy claro en tu cabeza pero que no consigues por ninguna parte, o que lo que efectivamente encuentras, no satisface tus expectativas ni por asomo.

Mi respuesta para ella fue un “SI, ¡acepto el reto!” instantáneo. Luego de intercambiar varios emails y de encontrarnos en persona para hablar directamente y medir a Shiva (una preciosísima cachorrita loca de Boyero de Berna), mi primer paso fue hacer un boceto… Porque eso de comprobar primero con tus clientes las cosas con dibujos, es el método inequívoco que me ha quedado de la escuela de arquitectura, no sólo para hacerles ver a ellos lo que están pidiendo, sino para ordenarte a ti misma las ideas…

Boceto hecho con Illustrator para hacernos una idea de cómo quedaría el peto

Aquí también tuve que pedirle ayuda a Jana, nuestra amiga de Nice: Diseño Personalizado, para que con todo su arte nos mandase las inscripciones (y algunas cosas más que a ella se le ocurrieron… Gracias Ratón Volador!!) que debía llevar el peto, hechas en vinilo textil.

Así, teniendo el visto bueno de Patri, me puse manos a la obra después de haber pasado una noche entera repasando mentalmente los pasos que debía seguir en la costura. Pepe, como siempre y a pesar de su convalecencia (estaba recién operado del codo), me sirvió de modelo y maniquí para ir comprobando que todo quedara en su sitio <3

Pepe haciendo de modelo con su codito operado

Y finalmente éste fue el resultado. Patri quedó muy contenta, Shiva creo que también, ¡y yo la que más! De verdad que ha sido una gran experiencia salir de la típica costura que hago cada día y conseguir un resultado tan genial. ¿Cómo lo ves? ;)

El peto visto por ambos lados

Con esto, y ya para terminar, recalco aquí ese apartado que tengo en la web de accesorios personalizados para las mascotas, o como los llamo yo, los Collarets Únicos. Si, hago collares y tal, pero también me encanta hacer cosas diferentes… Así que nadie dude si quiere algo especial y no lo consigue, ¡que aquí nos apañamos!

Si te ha gustado... Comparte!
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail to someone